>

miércoles, 7 de agosto de 2013

Ciudad Delirio


Te escribo desde una nueva ciudad. "No entres a ciudad delirio", rezaba un cartel sobre la entrada. Y ya sabes: basta que me prohíban algo para que quiera hacerlo. Así que, aquí estoy.

Aquí a veces sale el sol. Pero es cuando más arde el asfalto cuando más gente se arriesga a caminar descalza sobre él. No me preguntes por qué; he aprendido que en esta ciudad es mejor no preguntar. Aunque tampoco te iban a responder.
Aquí a veces llueve sobre mojado. Como hoy. Y  los paraguas que llenan las calles pretenden cubrir más de decepciones que de tormentas. Pero a veces se llenan de agujeros y te calas hasta los huesos.
La luz del 8º C se enciende cada noche dejando ver la sombra de un gato negro. Y cada noche ese gato se parece más a una mujer. Se asoma a la ventana para ver la luna; aunque a las cuatro de la tarde esa excusa no valga. Casi al mismo tiempo en la ventana del séptimo comienza a sonar un saxofón. Y sigue haciéndolo hasta que de verdad sale la luna.Y, cuando suena la última nota de jazz, la mujer-gato se pregunta qué pasará mañana.
¿Saldrá el sol para ella o volverá a llover sobre mojado?


¿Y tú? ¿Qué tal va tu viaje en tren? Aquí las vías están vacías sin ti. Ven. Sé mi saxofonista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un comentario = Una sonrisa :)