>

sábado, 22 de junio de 2013

Fuimos.



Fuimos más de lo que habríamos pensado.
Pero fuimos, en pasado, porque el tiempo se fumó los restos de una historia consumida en nuestros labios. O tal vez tú te fumaste esa historia, encendiendo un cigarro con otra. Pero las historias, como el tabaco, se consumen, se vuelven humo y se es-fuman. Lo entenderás cuando tengas que fumarte la vida sin ella, cuando el mechero solo encienda colillas que duren aún menos que un cigarro con vida. Tendrás el cenicero lleno de historias, pero los labios vacíos de besos. No pretendo que lo entiendas, no estás (aún) en esa situación. Pero quién sabe, tal vez en un tiempo de cenizas esté lleno tu colchón. Y entonces lo entenderás.

Y es que fuimos como una calada, tan efímeros siendo dos que ya no queda nada.




domingo, 9 de junio de 2013

Talking to the moon.




Con el tiempo, el eco se quedó en rugidos de un silencio que apagaba el sol. Pero las luces de la ciudad impedían ver las estrellas, meras espectadoras de una historia más. Una historia hecha de gritos a medianoche, cantando canciones apenas con voz. ' Llámame, te quiero escuchar ' ¿Para qué comernos la cabeza? Mejor comernos a besos. Y después otra vez, mientras suena esa canción: ' por verte sonreír... ' Y las noches poco a poco van cambiando de color, y las risas se ocultan entre notas desafinadas. Se perfila en pie la luna, fiel amiga del que recorre sus dudas de sol a sol, del que pasa las noches en la soledad de su colchón. Y en otro rincón perdido, alguien sueña con volver a esa misma habitación. Y le pregunta a la luna si su risa aún sigue allí, si su foto aún está en ese cajón. Pero no es así, ahora duerme bajo la almohada de esa habitación, y él se pregunta si ella volverá a estar en el objetivo de su cámara.

Distinto rincón de una misma ciudad dormida, pero misma luna, mismas dudas, mismas ganas de volar. 

Talking to the Moon, try to get to you. In hopes you're on the other side talking to me too. Or am I a fool who sits alone talking to the moon? '