>

jueves, 24 de octubre de 2013

Open your eyes.







Abre bien los ojos. Mira a tu alrededor. Busca una razón porque siempre la hay. Nunca todo está perdido, nunca todo va tan mal. Siempre hay algo capaz de hacerte avanzar. Cada día es una nueva oportunidad para dar lo mejor de uno mismo. Cada día es un día más (también uno menos). Un día más para luchar por tus sueños, un día menos para llegar a alcanzarlos. Un día más para sonreír, un día menos para volver a hacerlo. Un día más para estar con alguien, un día menos echando a esa persona de menos. Un día más para enseñarle al mundo cómo eres y demostrar que ser diferente es mejor. Un día menos para que el mundo llegue a entenderlo. Un día más para enfrentarte a tus miedos, un día menos para deshacerte de ellos. Un día más para arriesgar, un día menos para ganar. Un día más para recordar...Un día más. Siempre un día más. 

Porque tal vez no siempre brille el sol, pero puedo asegurarte que siempre amanece. 
Porque cada día es un día más para vivir como si fuera el último.
Porque cada día es un día más para estar juntos.


It's a brand new day, the sun is shinning... This cycle never ends,you gotta fall in order to mend "          


lunes, 21 de octubre de 2013

All about smiles.





"Imposible es no tentar a la suerte una vez más" 

Pero esta vez la suerte nos sonríe (llámame loca, pero sé que lo hace). Porque da igual en qué sentido sople el viento, sé que lo hará a nuestro favor. No importa lo grande que sea el mundo, esto es aun mejor. Tampoco importa la radio si no pone esa canción. Porque dicen que lo bueno dura poco, pero no importa el reloj. Que dure lo que quiera, que dure lo que dura una huella en el cristal, lo que tarda el sol en ocultar cada rincón, lo que dura un beso, una canción. Porque por una vez no se trata de tiempo, se trata de no saber qué pasa pero querer que pase. De contar más de la cuenta si es el uno en el otro. De jugar a las miradas hasta con los ojos cerrados. De sonrisas. Sobre todo de eso, de sonrisas. 

Porque a veces aparece alguien en nuestra vida y en poco tiempo se tatúa en ella. Y ahí empieza el viaje (a todas y a ninguna parte). Y sabes que aunque se acabara hoy (aunque acabe de empezar), habría valido la pena. 


domingo, 13 de octubre de 2013

Ciudad Delirio II



Otra noche más de tantas, con mujer-gato o sin ella, las calles de la ciudad se llenan de luces que iluminan los más oscuros rincones. Parecen bailar entre avenidas mientras yo las observo tras la ventana. Y cuanto más cerca bailan dos luces, más brillan a través de la oscuridad. Pero si se alejan su brillo se desvanece poco a poco. Pensarás que estoy loca, pero si estuvieras aquí conmigo lo entenderías. 

Cada una de esas luces, con todas sus diferencias y sus destellos, corresponde a una vida de esta ciudad. Y créeme: no hay nada como ver crecer una de esas pequeñas chispas.

Venir a Ciudad Delirio no fue una gran decisión. En realidad, ni siquiera fue una decisión. Nada señaliza este lugar. Nadie elige estas calles para vivir, es la ciudad la que elige quién puede llegar hasta aquí. De hecho, es probable que hayas pasado cerca de ella...Tal vez oyeras el ronroneo de un saxofón en alguno de tus viajes en tren. Pero para ver la ciudad, para entrar en ella, hay que dejarse llevar. Tienes que sentir, tienes que bailar. Tienes que vivir y permitirte viajar a la deriva, sin una meta.
Y sin saber cómo, habrás llegado. Y serás una de esas luces que ahora observo tras el cristal.
Y mañana, tal vez recorra esas calles buscando mi luz, buscándote a ti. Date prisa en llegar.

Ven. Sé mi saxofonista.

_______________________________________________________





'Si tu vida no te permite cada día...Jugar, bailar, vivir...Cambia de vida'